1 comentario:

Máximo Ballester dijo...

Lo dicho: entrañable!
Hacés malabares con los recuerdos y los volcás como plato caliente en la mesa de todos.